blog_el nuevo paradigma de los negocios en femenino_lasamancias
blog_el nuevo paradigma de los negocios en femenino_lasamancias

El nuevo paradigma de los negocios en femenino

en este artículo te explicamos cuál es el paradigma corporativo actual, porqué las mujeres no encajamos en él y cómo podemos construir negocios basados en nuestra esencia femenina.

SI PREFIERES ESCUCHAR LA VERSIÓN LOCUTADA… HAZ CLIC EN TU FORMATO FAVORITO.

 

En general, a las mujeres no nos gusta la palabra ‘negocios’. Para nosotras, tiene una connotación fea. No en vano, negocio es una palabra latina formada por nec y otium, es decir “sin ocio”, y para una mujer, el disfrute y sobre todo el placer, son importantes. Tal y como explica Mireia Darder en su libro ‘Nacidas para el placer’, biológicamente importante

Los negocios, o mejor dicho, la cultura corporativa vigente -cuyo paradigma se establece tras la II Guerra Mundial con la incorporación masiva de la mujer como fuerza laboral- responde a un modelo muy masculinizado que no se adecua ni a los tiempos, ni a los modos, ni tampoco a los valores de las mujeres. Y no estamos hablando de política, educación o cultura (que también) sino de biología pura y dura. 

Poco a poco y con el paso del tiempo (y las nuevas publicaciones) iremos profundizando más y más en cada uno de los aspectos que te presentamos en este artículo, el cuál hemos elaborado a modo de introducción sobre diferentes problemáticas y temáticas que conforman el core de LasAmancias.
Dicho esto y para empezar, partamos de esta idea básica y casi siempre ignorada: un hombre no es cíclico. Una mujer, sí.
Esto, a diferencia de lo que nos han hecho creer y ha quedado establecido (y normalizado y asumido), no es un hecho anecdótico sino que es un hecho único. 

La particularidad biológica femenina es el pilar fundamental sobre el que se asienta la construcción del nuevo paradigma ya que esta premisa INDISCUTIBLE ha sido obviada, silenciada e ignorada repetidamente durante décadas, en el ámbito laboral.
Sin embargo, es precisamente esta diferencia biológica entre hombres y mujeres (y que a su vez implica diferencias a nivel neurológico, bioquímico e incluso comportamental) la que supone un aspecto básico, imprescindible y determinante a tener en cuenta en el desarrollo de nuestra carrera profesional -y en el equilibrio de ésta con nuestra vida íntima y personal-.


En nuestro caso, al hablar de negocios en femenino, nos centramos en los distintos arquetipos que reúne una mujer empresaria, emprendedora o con proyecto propio, y en el hecho de poner en marcha, desarrollar o hacer crecer un proyecto de esta índole

EL VIEJO PARADIGMA 

El modelo de negocios actual -masculino- propone un crecimiento lineal, un tono directo y un tanto agresivo, y un ritmo que siempre va a más. Es la proyección ‘laboral’ de la testosterona masculina.

Sin embargo, las mujeres -por tendencia natural- solemos actuar de un modo diferente:
Nuestro tono es más amable, empático y asertivo (aunque eso no significa que no sea directo) y nuestro ritmo no es lineal, sino -biológicamente- cíclico.

Y esto es porque nuestro organismo responde a esa ciclicidad, al igual que la naturaleza. 
Sólo que en nuestro caso en lugar de estaciones nosotras pasamos por distintas fases. 
A lo largo del mes (pero también a lo largo de nuestra vida), nuestras hormonas nos dirigen por una serie de periodos creativos, periodos activos y periodos reflexivos. En esas fases se nos despiertan unas habilidades y se adormecen (o mejor dicho, reposan) otras.

Y esto es muy evidente cuando pensamos por ejemplo en nuestras necesidades (biológicas, laborales o psico-emocionales). No es lo mismo lo que necesitamos cuando tenemos 28 años, que cuando tenemos 38 o cuando tenemos 48, ¿verdad? Pues nuestras hormonas lo saben y modulan su presencia en sangre en función de si necesitamos tomar más riesgos, impulsar nuestra creatividad o socializar más, por ejemplo,  

Con esto, lo que se quiere mostrar es que teniendo visiones, sentires y formas tan distintas de actuar e implementar, es MUY difícil que una mujer se sienta cómoda y/o en equilibrio con el modelo actual.

De ahí que sea tan necesario generar un nuevo paradigma de negocios en femenino; necesitamos crear nuestro propio modelo de negocios. Y lo necesitamos YA. Un modelo sostenible, cíclico y en el que podamos mostrar el brillo que tenemos, con todos sus matices.

1

Necesitamos que cada vez haya más mujeres liderando sus propios negocios, proyectos y/o emprendimientos para así equilibrar la balanza y para que también de este modo, nuestra voz llegue y tenga peso.

2

Necesitamos más referentes que abanderen este nuevo paradigma y que lo hagan con estos valores, tan profunda y naturalmente femeninos.

3

Necesitamos mujeres conscientes y conocedoras de su propio poder interno y que sean capaces de convertirse en líderes predicando con el ejemplo y poniendo en práctica todo este conocimiento.

Si nos fijamos en nuestro entorno, distinguiremos varios colectivos, comunidades y emprendimientos muy alineados a la idea que aquí proponemos, sin embargo, nuestro valor diferencial -y esto es lo que proponemos y con esto queremos sumarnos al movimiento ya existente- es una perspectiva que se basa y fundamenta en nuestra particularidad fisiológica.

EL NUEVO PARADIGMA 

Desde lasAmancias apostamos por un feminismo ideológico, político y cultural, pero sobre todo y básicamente, por un feminismo biológico. Creemos que es imprescindible despojar el término ‘feminismo’ de las capas y tintes que viene acumulando desde hace un tiempo para volver a la esencia del empoderamiento femenino: el autoconocimiento.

Conocer nuestra propia biología (cómo verdaderamente somos por dentro, con nuestros procesos y dinámicas, con nuestra naturaleza hormonal, nuestras particularidades, nuestra bioquímica y por supuesto con nuestros patrones y sus estructuras) nos permitirá desbloquear esa ventaja adicional que las mujeres hemos estado buscando durante generaciones y que hasta ahora, había pasado completamente desapercibida, o no habíamos tenido en cuenta.

Para nosotras, esa es la clave para la creación de un nuevo paradigma empresarial en el que hombres y mujeres podamos convivir y coexistir, respetando y modulando, su propio modelo creativo.

Obviamente, la energía masculina es imprescindible en la puesta en marcha de un proyecto o en la creación de nuevos productos o servicios. De hecho, esta energía también habita en nosotras, las mujeres también tenemos testosterona. Conocernos desde este nuevo prisma y aplicar este nuevo paradigma de negocios en femenino, no excluye esta energía más masculina, motor de impulso en nosotras,  pero eso no significa que debamos adoptar todos sus modos y maneras, y que construyamos negocios solo basados en esta energía. Como te contaremos en breve en una entrevista con Anna Herms, algo así es insostenible, anti-natural y la consecuencia no poco inofensiva de este supuesto es el desequilibrio que se produce en nuestro organismo y que generalmente termina manifestándose en agotamiento y/o enfermedad.
Y… holi amiga, te habla la voz de la experiencia.

Lamentablemente, todavía son muchas las mujeres que incluso encabezando o formando parte de esos colectivos o comunidades, siguen apostando -seguramente de manera inconsciente- por basar sus negocios en esos modelos masculinos. Al fin y al cabo es la forma de dirigir, liderar y emprender que nos han enseñado siempre. Y esto genera confusión. Por una parte el mensaje dice una cosa, pero la manera de hacer e incluso el lenguaje, dicen otra muy distinta, cayendo de nuevo en la ‘trampa’ inconsciente del hacer, hacer y más hacer. 

Para nosotras, la coherencia es la materia prima sobre la que se debe asentarse este nuevo horizonte laboral, pero también social, político y cultural. No es posible hacer una receta nueva, sin cambiar los ingredientes.

Necesitamos generar negocios que no repitan los patrones de producción, comunicación y liderazgo masculino, y que no respondan únicamente a resultados y objetivos sino que tengan muy presente el impacto social, ambiental y personal que nuestros negocios y empresas tienen. Precisamos negocios que estén basados en las estructuras, sistemas y dinámicas de la esencia femenina tal cual la venimos desarrollando a lo largo de todo este texto y que seguiremos compartiendo contigo de ahora en más.

LO FEMENINO 

‘Lo femenino’ es algo inherente en las mujeres, y todas, en nuestra sabiduría interior, sabemos de qué estamos hablando sin necesidad de que tenga que ser puesto en palabras, sin embargo, en este artículo hablamos en profundidad de esto, no tanto desde la vertiente de los arquetipos -está ya muy sobao el tema- si no desde un punto de vista más científico. Psicología, biología, neuroquímica y otras facetas de este ser poliédrico tan completo que somos las mujeres.

En el campo de lo negocios y proyectos personales, lo femenino se ve reflejado en un autoconocimiento práctico, resolutivo y productivo. Conocer el funcionamiento interno de nuestro ciclo hormonal y comprender cómo aprovechar este patrón mensual, potencia toda nuestra actividad laboral -y personal-. Este conocimiento nos confiere un poder interior (innato) para que sea usado adecuadamente con el fin de sacarle el máximo partido a las distintas fases del ciclo menstrual, si es que aún menstruamos o a las energías que nos trae el embarazo o la transición a la menopausia. Cada etapa tiene sus particularidades y sus dones.

Cuando accedes a esa información más clara de ti misma -gracias al autoconocimiento- de todo lo que eres aquí y ahora (en tu cuerpo, en tu mente, y en tu energía femenina y masculina), estás nutriendo unas raíces fuertes y jugosas desde las que tus proyectos pueden crecer. Así se construye una marca desde el interior (no superficial).

Podrás así disponer de un ahorro energético importante que te permitirá tener más vitalidad, más foco y que te permitirá planificar tus tareas para que encajen con tus ritmos biológicos. En definitiva escuchar las necesidades de nuestro cuerpo en cada momento, para que trabajar en nuestros proyectos sea como navegar a favor de la corriente, coordinando lo que nuestra naturaleza femenina nos da y lo que nuestra empresa nos pide.

Como dice Maureen Murdock en su libro ‘Ser Mujer. Un Viaje Heróico’

“Una mujer recuerda su verdadera naturaleza y se acepta tal como es, integrando ambos aspectos de su naturaleza, el femenino y el masculino. Es un momento de reconocimiento, una especie de recuerdo de lo que en el fondo siempre ha conocido. Los problemas actuales no se resuelven, los conflictos persisten, pero el sufrimiento de una, siempre que no la evada, conducirá a una nueva vida. Al desarrollar una nueva conciencia femenina, tiene que tener una conciencia masculina igualmente fuerte para que su voz salga al mundo. La unión de lo masculino y lo femenino implica reconocer las heridas, bendecirlas y dejarlas ir.”

Así que, desde aquí te invitamos a hacer ese primer paso de valentía y heroicidad, tan necesario para volver hacia ti misma, reconocerte y actuar como la mujer consciente que eres desde todas tus vertientes.

Este es nuestro propósito y en esto nos vamos a enfocar: en un empoderamiento esencial y real de las mujeres para que sea su propia voz la que cambie el paradigma actual.

RESUMIENDO

Las mujeres necesitamos generar negocios que no repitan los patrones de producción, comunicación y liderazgo masculino, y que no respondan únicamente a resultados y objetivos sino que por un lado tengan muy presente el impacto social, ambiental y personal que nuestros negocios y empresas generan y por el otro y principalmente, que sean negocios basados en las estructuras, sistemas y dinámicas de la esencia femenina. Tal y como hemos visto en este artículo, ésta se fundamenta en nuestra ciclicidad y en las fluctuaciones hormonales y nuestra disposición energética.

Perfecto Amancia, pues hasta aquí llega el artículo sobre El nuevo paradigma de los negocios en femenino. Desde LasAmancias deseamos que esta info te haya sido útil y te haya servido para nutrir no solo tu cerebro a nivel intelectual, sino y sobre todo, que haya despertado en ti las ganas de saber más y profundizar. De ser así te recomendamos muy mucho que hagas clic en los enlaces/recomendaciones/referencias que te proponemos en el texto, y para que no tengas que buscarlos, te los ponemos aquí 🙂


Libro Nacidas para el placer, de Mireia Darder.
Libro  ‘Ser Mujer. Un Viaje Heróico’ , de Maureen Murdock.
Artículo LO FEMENINO
Programa PRODUCTIVIDAD CÍCLICA
Charla con Anna Herms: La energía femenina. (en breve)

Y también te facilitamos algunas imágenes por si las quieres guardar, pinear o simplemente tener. Haz clic en ellas para verlas en grande :))

Para despedirnos, te invitamos a que nos compartas tus sensaciones, queremos saber si este nuevo escenario que proponemos te resuena y te invita movilizarte y tomar acción. Para nosotras es muy importante tu visión así que si has llegado hasta aquí, dale, cuéntanos! 🙂

Te leemos.
¡Gracias Amancia!

Puede que también te guste…

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO El mundo de los negocios está cambiando, las mujeres llevamos décadas aportando nuestro granito...

3 Comentarios

  1. Ariadna

    Hola, me encanto el articulo y su propuesta… es muy interesante… me alegra que se creen estos espacios de escucha y apertura.

    me gustaria acotar una sola cosa, difiero de ustedes cuándo dicen que los hombres no son ciclicos, los hombres son igualmente ciclicos, pero de diferente, de hecho su energia es la del sol, y no cambian cada 7 años como las mujeres pero cambian cada 8.

    Por todo lo demás yo disfrute mucho estas entradas y este proyecto.

    Responder
    • Las Amancias

      Hola Ariadna, muchas gracias por comentar, nos alegra saber que te gusta nuestra propuesta!!
      Ahhhh, si te refieres a esos ciclos…. no claro, en eso NO diferimos! Las mujeres somos lunares y nuestros ciclos son de 7 años y los hombres solares y su ciclo de 8, pero es que en este caso en particular justo nos referimos a unos ciclos mucho más cortos y fácilmente distinguibles: ritmo circadiano (24h) y ciclo infradiano (28 días y exclusivo de las mujeres) En breve publicamos un artículo sobre este tema así que ahí se entenderá del todo bien esa diferencia :))
      Un abrazo y bienvenida a esta comunidad!!

      Responder
  2. Maria Luz Cabera Treviño

    Definitivamente me hace mucho sentido, soy bióloga y desde que comencé a estudiar siempre me enfoque en reconocer la relación del hombre con su entorno, me preguntaba porque siendo el ser más pensante actuamos muchas veces en contra del equilibro natrural, los años me han llevado a entender justo esto; Que tanto mujeres como hombres estamos desconectados de nuestra biología, no nos reconocemos como una especie animal dentro de un ecosistema, somos la especie que puede ver sobre las demás especies e inclusive sobre la propia naturaleza. Entonces siempre estamos viendo hacia fuera y como bien comentan es tiempo de ver hacia dentro, saber de qué estamos hechos, saber cómo funcionamos. Me ha llevado tiempo llegar hasta aquí porque justo seguia viendo hacia fuera tratando de encontrar las respuesta pero me encanta cada vez ir reconociendo más mis adentros, mi biologia, al ser mujer reconocerme como ciclica ha sido un gran parteaguas y aún muchas veces me engancho nuevamente a los patrones establecidos que viví por años y que obviamente eran algo “natural”, reconozco también que debo permitirme dejarme fluir justo en este baile y poco a poco ir avanzando, entendiendome, comprendiendome. Muchas gracias por este gran espacio de aprendizaje, de compartir, de ser.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X