liderazgo femenino
liderazgo femenino

EL LIDERAZGO FEMENINO

El mundo de los negocios está cambiando, las mujeres llevamos décadas aportando nuestro granito de arena al crecimiento del tejido empresarial mundial y tenemos una nueva forma de capitanear los proyectos. El liderazgo femenino es el futuro y es radicalmente más empático y sostenible con las personas. 

SI PREFIERES ESCUCHAR LA VERSIÓN LOCUTADA… HAZ CLIC EN TU FORMATO FAVORITO.

El buen o el mal liderazgo

En casi todas las escuelas de negocio, el liderazgo se define como el conjunto de habilidades y actitudes que deben poseerse para poder dirigir e inspirar a personas con el fin de lograr una meta y objetivos concretos. Y aunque esta definición, suena preciosa, la realidad es que si miramos a nuestro alrededor no siempre vemos que se cumple. Haz el ejercicio de buscar en google: “mi jefe es….” y verás la cantidad de adjetivos que lo acompañan.
Nos han contado que un líder es

  • una persona capaz de guiar e influir a otras, 
  • alguien que ordena y manda, 
  • alguien que sabe trabajar bajo presión, 
  • un CEO, 
  • una persona respetable y con autoridad. 

 

En definitiva, la cabeza visible, la imagen y semejanza de una empresa exitosa, capaz de llevar a su equipo hasta el infinito y más allá. Sin embargo, la línea entre ejercer un liderazgo ético o no hacerlo, es muy fina.

En un artículo para la revista Harvard Business Review, Tomas Chamorro escribió: “en un mundo ideal, los líderes deberían dar prioridad a interactuar e inspirar a sus empleados, y brindarles un sentido de significado y propósito. En cambio, seguimos viendo que el desempeño promedio de líderes y gerentes es bastante decepcionante. Hay más jefes que contribuyen al agotamiento, la ansiedad, el aburrimiento y las pérdidas de productividad que los que impulsan el desempeño de los mejores equipos o de la organización”.

Mientras nuestra sociedad siga tergiversando en la práctica el significado de liderazgo, no podemos esperar otra cosa que liderazgos tóxicos. En decir, aquellos que premian a quienes se atribuyen el mérito y los logros de otras personas, culpan a los demás de sus propios errores y se centran en sus propios intereses profesionales personales, en lugar de hacerlo para el bienestar de sus equipos u organización.

Cambiando los paradigmas. Las líderes del futuro

El mundo necesita a las mujeres en posiciones de liderazgo, para que podamos crear cambios REALES: Cambios a nivel climático, social, político e incluso económico.

Y para ello, es imprescindible que ejerzamos otro tipo de liderazgo, uno disruptor, inspirador e integrativo que no derive de la competencia sino que nazca desde el respeto mutuo por todas las personas que forman parte de la comunidad. 

Piensa en mujeres que te resulten inspiradoras, mujeres que de una manera u otra han sido líderes ( en sus empresas, en la sociedad, en su comunidad o incluso en su propia familia), verás que una de las características principales común de estas mujeres es el RESPETO hacia los demás. Porque la ambición femenina, no está reñida con la empatía. Preocuparse por los demás, no te hace menos líder, si no todo lo contrario. 

Cuando hablamos de liderazgo femenino, hablamos de mujeres comprometidas (con su trabajo, con su familia, con la sociedad, con el cambio climático). Mujeres que generan cambios sociales, que impactan en su entornos laborales y privados, que tienen pasión por su trabajo y por todo lo que emprenden. Mujeres que aunque no lo sepan, son magnéticas.

“El éxito no se mide en la cantidad de dinero que hagas, sino en el impacto que seas capaz de crear en la vida de las personas”. Michelle Obama
Las nuevas líderes del futuro, son ambiciosas, claro que sí, y también tienen en común el respeto hacia los demás. Porque la ambición femenina, no está reñida con la empatía. Ni mucho menos. Ser ambiciosa, habla de tus objetivos, de tus metas y de tus anhelos. Ser ambiciosa, no significa que no tengas principios, ni moral: esta es la gran diferencia de esta nueva forma de liderar.

Las líderes del futuro son empáticas y se preocupan por los demás. Preocuparte por los demás, te ayuda a liderar mejor, te hace estar más comprometida con todo lo que te rodea y te inspira a querer generar cambios sociales, que impacten en tu entorno laboral y privados. Porque las nuevas líderes del futuro, tienen pasión por su trabajo y por todo lo que emprenden. 

Poner el acento del liderazgo en la empatía quizás suponga, dentro de unos años, una ventaja competitiva para nosotras. Los tiempos cambian y con el auge de la Inteligencia Artificial, se prevén automatizaciones en la mayoría de tareas que implican decisiones basadas en datos, tradicionalmente asociados al liderazgo masculino. Por ello, los y las líderes con fuertes habilidades sociales y niveles más altos de inteligencia emocional, serán cada vez más valorados. Ya que las personas siempre anhelan atención, empatía y validación humanas, cosa que por el momento las máquinas no serán capaces de replicar. Liderar con eficacia a menudo requiere reducir la brecha entre el líder y el equipo.

Las cualidades del liderazgo femenino

  1. Inteligencia emocional. Una gran lideresa necesita hacer previamente un gran trabajo emocional consigo misma. Para que nuestras empresas, y nosotras mismas, podamos dar lo mejor de nosotras mismas, primero debemos trabajar nuestra salud emocional, nuestra autoestima y adquirir herramientas que nos ayuden a sobrellevar los desafíos del día a día.
  2. Capacidad de motivar a los demás. Conseguir que quienes nos rodean (sean trabajadores, colaboradores o proveedores) estén lo suficientemente motivados como para sacar siempre lo mejor de sí, sólo es posible cuando además de tener carisma, conocemos profundamente los dones que tiene cada persona que nos rodea.
  3. La capacidad de reconocer el logro de los demás. Ninguna emprendedora puede hacerlo todo sola. Pedir ayuda, agradecer y reconocer que el trabajo/implicación de los demás hace avanzar nuestro proyecto, nos engrandece y crea un clima de confianza saludable en el equipo.
  4. La autoconfianza, que ayuda a poder expresar y reconocer las emociones y sentimientos desde la asertividad y la templanza. Usar el lenguaje correcto para hablar sobre cosas difíciles y abordar temas difíciles, sólo es posible si se hace con autoconfianza.
  5. La autogestión femenina. Conocer tus propios ritmos productivos (aquellos que se basan en tu biología) y sacarles partido para hacer más con menos esfuerzo, es una ventaja competitiva propia de las grandes líderes. El respeto por nuestra propia naturaleza femenina, nos aporta la fortaleza necesaria para emprender los desafíos que supone dirigir y materializar los sueños. (si quieres profundizar más sobre este aspecto, échale un vistazo a nuestro programa de productividad cíclica)  Porque Amancia, ¿cómo va a estar tu proyecto si no te cuidas? Si te enfermas y no puedes sostenerlo… y, ¿cómo va a estar tu familia? No impresionamos a nadie estando agotadas, tremendamente ocupadas, deprimidas o ansiosas. La autogestión es la cualidad esencial de las líderes del futuro.

Liderar con el ejemplo y la empatía. La gran diferencia.

El liderazgo requiere poder y sabiduría para servir a los demás. La cualidad más poderosa del liderazgo femenino es la de LIDERAR CON EL EJEMPLO, incluso abrazando nuestra vulnerabilidad. Porque la vulnerabilidad no nos hace peores líderes, sino que nos recuerda que no somos perfectas. Tratar de ser perfectas es violencia, porque en el fondo significa alejarnos de nuestro instinto y tratar de encajar en un traje que no es para nosotras. 

Una de las diferencias principales que existen entre el liderazgo del viejo paradigma y el nuevo liderazgo, es que el primero promueve el perfeccionismo (tanto en nosotras mismas como en nuestro equipo) y con ello, fomenta el miedo al fracaso. Sin embargo, el nuevo liderazgo fomenta la búsqueda saludable de la EXCELENCIA. El perfeccionismo, se refiere a un sistema de creencias autodestructivo y adictivo, a un objetivo inalcanzable que sólo nos hace sentir vergüenza, juicio y culpa.

¿Una líder debe ser perfecta en todo? NO. Esa es la trampa de la autoexigencia.

“Lo irónico es que intentamos renegar de nuestros momentos difíciles para parecer más perfectas o más aceptables. Pero nuestra perfección -e incluso nuestra autenticidad- en realidad depende de nuestra capacidad para integrar todas nuestras experiencias, incluidas las caídas.  Brené Brown . 

Una líder es transparente, y tiene la capacidad de admitir el error. Ya que el error forma parte del progreso. El hecho de que te equivoques tampoco te hace peor líder, siempre y cuando sepas aprender de los errores (sobre el error en clave femenina escribimos un artículo que seguro que te interesa). 

Amancia, recuerda que el autocuidado es un pensamiento radical. Dejemos de pensar en el liderazgo patriarcal como única forma de capitanear un proyecto, porque además de estar pasado de moda ya no nos encaja. Este tipo de liderazgo, recompensa el agotamiento como símbolo de estatus y atribuye la productividad a la autoestima. Es un liderazgo tóxico, para nosotras y para la sociedad porque nos incita a descuidar las actividades que no producen resultados relacionados con el trabajo (como cuidar las relaciones, por ejemplo), y este tipo de actitud conduce a la fatiga, al estrés, al aislamiento y la ansiedad. No es sostenible ni para nuestra vida, ni por supuesto para nuestros proyectos.

Desde LasAmancias promovemos un liderazgo diferente, más atrevido que apoya el descanso, el autocuidado y la recuperación, que valora el trabajo de los demás, que inspira y práctica con el ejemplo. Una líder, además de tener carisma (y todas las cualidades habidas y por haber), necesita dormir, cuidar su salud hormonal y en definitiva cuidarse, para vivir una vida que impacte en nuestra sociedad. 

RESUMIENDO

El mundo necesita a las mujeres en posiciones de liderazgo, que dirijan proyectos que impacten en la sociedad, no sólo desde la innovación de sus ideas si no también desde las formas en las que se aplican. Liderar desde la autoexigencia, premiando el agotamiento y la extenuación es muy poco saludable para la empresa, a largo plazo. La cultura de la competitividad adicta al trabajo, no existirá si no la alimentamos. Debemos construir juntas nuevos modelos en los que se fomenten el esfuerzo saludable, la empatía y la autocompasión, se practique la gratitud, se celebren los hitos y victorias, se reconozcan los logros propios y del equipo, para cambiar de manera radical nuestra productividad y nuestra forma de emprender. 
Perfecto Amancia, pues hasta aquí llega el artículo sobre Liderazgo femenino. Desde LasAmancias deseamos que esta info te haya sido útil y te haya servido para nutrir no solo tu cerebro a nivel intelectual, sino y sobre todo, que haya despertado en ti las ganas de saber más y profundizar. De ser así te recomendamos un poco más de bibliografía y recursos inspiradores sobre liderazgo. 😉

Bibliografía recomendada:

  • Padre rico, padre pobre. Robert T. Kiyosaki
  • 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Stephen R Covey
  • El líder 80/20. Richard Koch
  • La semana laboral de 4 horas. Tumothy Ferriss
  • 5 Levels of leadership. John C. Maxwell
  • Conscious Leadership. John Mackey, Steve McIntosh & Carter Phips
  • Lean in. Sheryl Sandberg
  • Dare to Lead. Brené Brown
  • The introverted leader. Jenifer B. Kahnweiler

Aquí te dejamos estas infografías que resumen lo más significativo del artículo, por si te las quieres guardar y tenerlas a la vista:

El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino

Y ahora sí, nos despedimos hasta el próximo artículo pero antes de que te vayas… POR FAVOR, escríbenos un comentario y cuéntanos qué te ha parecido, si concuerdas con nuestra visión, si te sientes identificada y sobre todo… si te apetece sumarte a este nuevo cambio de paradigma. Un abrazo,

LasAmancias

Puede que también te guste…

1 Comentario

  1. Rebeca Trujillo

    Enhorabuena por el artículo, me siento muy identificada con vuestra filosofía y me encantaría contar con más artículos, información…o incluso asistir a algún evento para conocer a mujeres líderes y empoderadas.Enhorabuena!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X