portada blog el mito del multitasking
portada blog el mito del multitasking

EL MITO DEL MULTITASKING

En este artículo te explicamos porqué el multitasking a pesar de estar sobrevalorado, no es nada recomendable, observaremos situaciones en las que realizamos múltiples tareas (sin darnos cuenta) y aprenderemos ejercicios simples que nos ayudarán a aprender a concentrarnos en una cosa a la vez.

SI PREFIERES ESCUCHAR LA VERSIÓN LOCUTADA… HAZ CLIC EN TU FORMATO FAVORITO.

 

Querida Amancia, tómate un segundo para mirar todo lo que tienes a tu alrededor en este momento. Si estás leyéndonos desde tu ordenador, fíjate cuántas pestañas del navegador tienes abiertas ahora mismo (cada una cargada con alguna web que tiene info que “necesitas”). ¿Cómo está tu bandeja de entrada de correo electrónico? ¿La tienes constantemente abierta en una pestaña en segundo plano con borradores de emails a medio escribir?  ¿Tu whatsapp está lleno de conversaciones simultáneas que estás teniendo? En otras palabras, ¿te sientes una mujer multitasking?

El problema es que no existe la multitarea. Nop. Es cierto que la mayoría de nosotros podemos hacer dos tareas simples al mismo tiempo (como caminar y mascar chicle), aunque cuando hablamos de multitarea, en realidad nos referimos a las más complejas.

De hecho, numerosos estudios afirman que la verdadera multitarea (es decir, eso de hacer más de una tarea compleja al mismo tiempo) es un mito, que en realidad no podemos hacerlo. Piensalo, quienes creen que pueden dividir su atención entre varias tareas a la vez, en realidad no están haciendo más cosas sino menos. Esta manera dispersa de trabajar a la larga estresa más y hace que desempeñemos peor las tareas que quienes las realizan de una en una.

Es más, ¿sabías que nuestro cerebro se fatiga más rápidamente cuando trabajamos de esta manera? Sobre todo si lo hacemos en determinadas fases de nuestro ciclo menstrual.

El switching (o ir saltando de una tarea a otra constantemente)

Como en realidad nuestros cerebros no pueden hacer dos cosas complejas a la vez (porque no están programados para hacerlo) lo que en realidad pensamos que es el “multitasking” es un ir y venir entre tareas muy rápidamente. Este switching consume el 20% de nuestra productividad y a pesar de ello, la mayoría de nosotras nos pasamos todo el día cambiando de tarea.  ¿Te has descubierto alguna vez a tí misma escribiendo un texto, mientras tienes el móvil al lado y estás pendiente de una conversación de Whatsapp o viendo Instagram? Este hábito, no sólo ralentiza tu trabajo sino que además, agrega ansiedad y estrés a tu día.

Consecuencias del multitasking según la neurociencia

Numerosos estudios han encontrado que la multitarea excesiva tiene graves consecuencias en nuestro bienestar físico y mental, como por ejemplo:

  • Puede afectar a nuestra memoria a corto plazo: un estudio de investigación realizado en la Universidad de California en 2011, mostró que el multitasking afecta negativamente su memoria de trabajo.

  • Conduce a una mayor ansiedad: los neurocientíficos dicen que esta manera de trabajar, literalmente drena las reservas de energía de nuestra mente, lo que hace que perdamos concentración y nos volvamos más ansiosas.

  • Inhibe el pensamiento creativo: la ansiedad adicional y la falta de “espacio” mental causada por el multitasking  también puede hacer que perdamos la capacidad de pensar de manera original y creativa. Para mantenernos creativas, necesitamos tener “espacio mental para digerir o “incubar” nuevas ideas. Y no la cabeza llena de cosas pendientes que tenemos que resolver o terminar.

  • Evita que mantengamos el foco: el foco es el estado mental en el que estamos tan concentrados en una tarea que nuestra productividad se dispara. Sin embargo, estar enfocadas requiere un esfuerzo y práctica. 

  • Provoca más errores y menos productividad: varios estudios han encontrado que esta manera de trabajar hace que las personas tarden más en hacer tareas simples, reducen nuestro coeficiente intelectual en un promedio de 10 puntos (por eso es fácil que cometamos fallos tontos, que no cometeriamos si en realidad estuviéramos enfocadas) e incluso mantener este ritmo durante mucho tiempo puede tener el mismo impacto negativo que perder una noche de sueño.

Ojo con hacerse trampas a una misma durante el ciclo

En LasAmancias una de las cosas que no nos cansaremos de decir, es que todas  las mujeres somos cíclicas. Las fluctuaciones hormonales por las que transitamos a lo largo de las distintas etapas de la vida, forman parte de nuestra naturaleza. 

Si llevas tiempo observando tu ciclo menstrual, te habrás dado cuenta de que hay momentos del mismo en los que el entusiasmo, puede hacer que te sobrecargues de tareas que luego no puedas sostener o que tengas la tentación de querer hacer varias cosas a la vez aprovechando que estás más activa, ojo con esto porque puede hacerte malgastar energía y recursos que luego necesites más adelante en otras fases.

De hecho, el ego puede ser nuestra perdición, los estudios muestran que las personas que piensan que son muy buenas en el multitasking generalmente tienen una menor capacidad de pensamiento simultáneo.

MULTITASKING vs MONOTASKING

O lo que es lo mismo poner foco en una sola cosa, versus la dispersión o intentar abarcar demasiado. Dicho así suena evidente que lo mejor es ir tarea por tarea, pero hoy en día tratar de hacerlo no es fácil, parece que se dan todas las condiciones para que al final continuemos realizando múltiples tareas. Por lo que concentrarse intensamente en una cosa a la vez puede llegar a ser todo un reto.

Quédate con esta idea: Si deseas realizar las tareas con mayor calidad y en menos tiempo, vale la pena que te concentres  en una a la vez. 

  • Monotasking = menos estrés. Cuando gastamos energía extra tratando de realizar múltiples tareas, terminamos agotadas. Sin embargo, cuando nos concentramos en una cosa a la vez, es más probable que trabajemos con más fluidez, que terminemos lo que nos hemos propuesto hacer y, a su vez, disminuyan nuestros niveles de estrés en el lugar de trabajo. Esto para nuestro cerebro significa: menos cortisol, más dopamina y endorfinas, y será clave si estamos en fase premenstrual o menstruando.

  • Trabajar tarea por tarea nos permite concentrarnos en hacer y no en lo que “tengo que hacer”. Cuando priorizamos algo importante y ponemos toda nuestra atención en ello,  también estamos diciendo no a un montón de otras tareas. A esto se le llama reconstruir el enfoque y nuestra amiga  la fase premenstrual es muy buena en ello.

  • La Monotarea aunque parezca limitante, en realidad potencia nuestra creatividad. Como ya ha sido mostrado en numerosos estudios sobre neurociencia, cuando le damos espacio,  nuestra mente es más capaz de utilizar nuestros recursos de formas menos convencionales y nos permite explorar nuevas posibilidades para desarrollar la tarea que estamos desempeñando. Lo cual es evidente, porque saltar de una tarea a otra sobresatura nuestro pensamiento y nos hace estar más irritables.

Ok, hasta aquí ha quedado claro que multitasking no, monotasking sí, pero ¿cómo podemos ir incorporando esta nueva rutina en nuestras vidas? Te vamos a dar unas pistas.

5 formas de reducir la cantidad de tareas múltiples que realizas cada día

La forma más fácil de reducir la multitarea es configurar tu día y tu entorno de trabajo para ponerte más fácil,  realizar una sola tarea a la vez y puedas estar enfocada. Para ello, obviamente debemos eliminar todos los factores desencadenantes de distracciones que pueden boicotear nuestra intención de dedicarle atención plena a una sola actividad.

1. Ordena tus actividades en función de tu ciclicidad y una vez lo hayas hecho, create un horario.

Porque sabes perfectamente que no trabajas igual cuando estás ovulando que cuando estás menstruando, por ello si quieres organizarte de manera realista, debes tenerlo en cuenta y comenzar a planificar en función de tu energía disponible, es decir contando con tu ritmo infradiano. Y después, programa un tiempo no negociable para las actividades que quieras realizar cada semana/día.

2.  Limita el tiempo que dedicas a tu correo electrónico.

A lo largo del día, uno de los mayores ladrones de tiempo es el correo electrónico, que además siempre solemos ir respondiendo mientras hacemos otra cosa. Por ello, limita el tiempo que dedicas al correo electrónico y cuando te pongas a responder emails bloquéate la agenda y dedícale toda tu atención.

3.  Evita completamente las redes sociales y los sitios web que te mandan notificaciones.

Ojo porque las notificaciones pueden convertirse en una tentación constante cuando estamos realizando una tarea aburrida. Las llamadas de teléfono, whatsapp, Facebook, Instagram, correo spam, etc… Todo esto además es especialmente “peligroso” en momentos específicos del día en los que tu energía y motivación son bajas como después del almuerzo, a última hora de la tarde o quizás durante la menstruación.

4.  Incluye el descanso en la planificación del día.

No olvides nunca que el descanso forma parte de la planificación productiva, es más, para mantener altos nuestros niveles de energía y concentrarnos en una sola tarea, necesitaremos tener momentos para recargar energías. Nuestros ciclos de productividad, como los de la tierra requieren del barbecho para poder dar lo mejor.

5.  Armoniza tu entorno de trabajo para que te ayude a concentrarte

El entorno de trabajo puede ser más importante de lo que piensas. Puedes comenzar por despejar el desorden tanto físico como digital que tengas a tu alrededor: cerrar pestañas innecesarias del navegador, poner el teléfono en otra habitación, despejar esa montaña de papeles o de libros que tienes en la mesa, etc.

Ya sabemos, que no hay fórmulas mágicas para ser más productiva, pero al menos con este artículo deseamos que no derroches tu valiosa energía, que consigas concentrarte y que puedas finalizar cada tarea que comiences.

RESUMIENDO

A pesar de que enviar mensajes de texto mientras caminamos, enviar correos electrónicos durante las reuniones, charlar por teléfono mientras se prepara la cena, es el pan de cada día hacer solo una cosa a la vez parece más importante de lo que pensábamos, para cuidar nuestro cerebro y reducir nuestros niveles de estrés. Si queremos ser más productivas, más creativas y más eficientes en nuestras tareas, estar enfocadas es un must y para ello es recomendable dejar atrás el multitasking.

Perfecto Amancia, pues hasta aquí llega el artículo sobre el mito del multitasking. Desde LasAmancias deseamos que esta info te haya sido útil y te haya servido para nutrir no solo tu cerebro a nivel intelectual, sino y sobre todo, que haya despertado en ti las ganas de saber más y profundizar. 

Te facilitamos algunas imágenes por si las quieres guardar, pinear o simplemente tener 🙂

multitasking en femenino
test multitasking
como reducir tareas
porque perjudicial multitasking
mito multitasking 2

Y ahora sí, nos despedimos hasta el próximo artículo pero antes de que te vayas… POR FAVOR, escríbenos un comentario y cuéntanos qué te ha parecido, si concuerdas con nuestra visión, si te sientes identificada y sobre todo… si te apetece sumarte a este nuevo cambio de paradigma.
Un abrazo,

LasAmancias

Puede que también te guste…

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO El mundo de los negocios está cambiando, las mujeres llevamos décadas aportando nuestro granito...

1 Comentario

  1. Montserrat

    Me ha gustado mucho vuestro articulo amancias…ya un tiempo que me doy cuenta que soy mas productiva cuando solo hago una cosa, pero es verdad que en el dia a dia se me olvida. Asi que despues de vuestro articulo quiero ponerlo en practica 😉

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X