PRODUCTIVIDAD CÍCLICA. La rEvolución del emprendimiento femenino.

El método definitivo para emprender de manera sostenible y de la mano de nuestra biología femenina.

SI PREFIERES ESCUCHAR LA VERSIÓN LOCUTADA… HAZ CLIC EN TU FORMATO FAVORITO.

Nadie dijo que emprender fuera fácil, pero es un arte.

Querida Amancia, el mundo de los negocios está cambiando. Cada vez somos más las mujeres que decidimos emprender y lanzarnos de lleno a la aventura de liderar nuestra empresa. Lo que de manera inevitable está haciendo que cambie el panorama del tejido empresarial actual.

Una verdad incómoda es que las mujeres tenemos 1.8 más probabilidades que los hombres de quedarnos sin empleo y ese factor aumenta a medida que avanza nuestra edad. Es por ello, que el autoempleo está siendo para muchas una esperanza con la que poder llegar dignamente a la edad de jubilación. La necesidad apremia, eso es cierto, pero ninguna de nosotras emprendimos para empeorar nuestra calidad de vida y ni mucho menos comprometer nuestra salud.

Emprendemos y al mismo tiempo, aprendemos a liderar un proyecto. Dándonos cuenta por el camino de que esta aventura, no sólo implica ser buenas en nuestro sector (consultoría, artesanía, cocina, yoga o lo que sea que hagamos), sino que también es importante realizar una infinidad de tareas que hasta el momento no teníamos ni idea que coexistían con el emprendimiento.

Las emprendedoras, debemos aprender a hacer malabares entre la atención al cliente, la venta, el marketing de redes sociales/newsletter, la contabilidad y luego nuestra vida. Porque cuando emprendes, tu cerebro no cierra a las 17:00-18:00 de la tarde, sigues pensando en aquello que te preocupa o en aquello que no te ha dado tiempo a hacer, “fuera del horario laboral”.  Es por ello, que necesitamos aprender a planificarnos mejor no sólo para ser más productivas en nuestro trabajo sino para poder gestionar mejor nuestra energía. Porque en prácticamente ningún curso de emprendimiento, nos hablan de cómo cuidar al activo más importante de nuestro negocio: NOSOTRAS.

Aprender a entender y a contar con nuestra biología, también en el ámbito laboral puede ser enormemente valioso para aprovechar nuestra energía y productividad.

Con la entrada de las emprendedoras, cambia el juego.

El cambio que está suponiendo el aumento de las mujeres emprendedoras, en el universo empresarial, es inevitable. Las mujeres poco a poco, estamos liderando este cambio de paradigma, hasta ahora diseñado para cumplir con las obligaciones como si fuéramos robots sin alma, a uno nuevo donde nuestras metas y propósitos están diseñados de manera respetuosa con nuestro propio ser.

Tanto es así, que en 2018 la revista Forbes ya se hizo eco de estos cambios, escribiendo un artículo sobre productividad y ciclo menstrual, en él sugería que explorar la productividad en el trabajo a través de un paradigma femenino podría ser la clave para desbloquear esa ventaja adicional que las mujeres hemos estado buscando desde hace generaciones.

Imagínate, una manera de emprender diferente. Una, en la que puedas planificar tus tareas y llevar a cabo tus proyectos de manera coordinada con tus ciclos hormonales. ¿No crees que seguramente sería más sostenible para ti que trabajar horas y horas sin atender a tus niveles de energía?

Imagínate, qué pasaría si desde que comenzamos a emprender nos enseñaran: a reconocer cual es el momento exacto en el que nuestra bioquímica hormonal nos favorece y nos beneficia, o si un momento del ciclo fuera mejor que otro para cerrar una colaboración importante, o hacer el lanzamiento de un nuevo producto, presentar un servicio  premium, o incluso dirigir una actividad de equipo.

“Hay muchos datos para respaldar los poderosos efectos que nuestras hormonas tienen en nuestra neuroquímica. Por desgracia, históricamente la mayoría de los artículos sobre este tema se han centrado en los efectos negativos de los desequilibrios en estas hormonas en lugar de los beneficios potenciales que se pueden aprovechar cuando se comprenden mejor los efectos de estas hormonas. La realidad es que nuestro estándar médico actual es suprimir el ciclo natural de las mujeres a la primera señal de un desequilibrio, utilizando hormonas sintéticas, en lugar de educar a las mujeres sobre la importancia de la alimentación, el movimiento y el manejo del estrés para ayudar a promover un mejor equilibrio hormonal, que pueda permitirles aprovechar las diversas fortalezas que experimentarán a medida que avanza su ciclo natural “.     Dra. Allison Devine, ginecóloga y obstetra

 

“Sin barbecho no hay cosecha y sin descanso no hay productividad Amancia. Es imposible, estar todo el tiempo en el hacer, hacer y hacer, como si fuéramos robots. Si pretendemos sostener esta dinámica en el tiempo terminaremos drenándonos. Es el ciclo de la vida”.

Si queremos vivir de nuestro trabajo y ser emprendedoras de éxito. Amancia,  necesitamos un plan.

Seguro que te han contado muchas veces lo importante que es trabajar duro, cuando comienzas a emprender. Y que a todo negocio hay que “echarle muchas horas”, (sobre todo cuando la economía no ayuda y en lugar de subcontratar, acabamos haciéndolo todo nosotras). El arquetipo de la mujer orquesta es muy femenino y déjanos decirte que no es nada sostenible con nuestra salud mental. Todas hemos sido un poco mujer orquesta alguna vez, pero si lo conviertes en tu forma de vida, créenos acabará contigo.

Como sabes, el estado de agotamiento o saturación mental al que las mujeres emprendedoras solemos llegar con facilidad cuando tratamos de compaginar sin éxito emprendimiento y vida privada, no nos beneficia. Sin una mente descansada no puede haber creatividad ni tampoco buen desarrollo estratégico que haga crecer nuestro negocio. Amancia, sin descanso no hay productividad.

Por lo que si queremos vivir de nuestro trabajo, sin agotarnos por el camino, antes necesitamos un plan. Y aquí nuestras hormonas tienen mucho que decir, porque querida, seamos conscientes o no, estas intervienen en nuestra manera de pensar, de decidir y, por supuesto, de trabajar:

  • ¿O nunca has notado que algunas veces estás más inspirada que otras?
  • ¿O que en algunos momentos, te cuesta enormemente llevar a cabo una tarea?

 

Seguro que sí. Esto nos ha pasado a todas. Y es porque el sistema en el que está conformada la matriz productiva no tiene en cuenta nuestras fluctuaciones hormonales, ni nuestros niveles de energía. En otras palabras, no tiene en cuenta a las mujeres, por lo tanto no nos sirve.

La productividad cíclica no sólo es una metodología 100% femenina sino que podríamos decir que es una manera de vivir, una manera de estar en el mundo. Es el modelo productivo que mejor nos sienta y el que mejor le sienta a nuestros proyectos (que al fin y al cabo están sostenidos por nosotras). Porque no todas tenemos un equipo de personas que sigan “tirando del carro” y continúen haciendo crecer nuestro negocio, cuando nosotras necesitamos un tiempo de barbecho o descanso. Y Amancia,  descanso, necesitamos todas y quienes emprenden, casi no se lo permiten. Trabajar de manera cíclica es mucho más divertido y sostenible con nuestra salud (física, mental y emocional) y con la salud de nuestros proyectos.

La productividad cíclica es la forma de trabajar que mejor se acerca a lo que nuestro cuerpo nos pide. Porque no somos robots, somos mujeres. Mujeres cíclicas.

¿Es posible que las mujeres podamos utilizar nuestra bioquímica para impulsar nuestros proyectos?

Quizás no te esperabas que una de las claves para optimizar nuestra productividad fuera la gestión hormonal, pero sí lo es. Y déjanos explicarte por qué. En primer lugar, porque conociendo y aprovechando las fluctuaciones naturales y predecibles de cada fase de nuestro ciclo menstrual, sabremos cómo estas afectan a nuestro estado de ánimo, energía y capacidad de focalización. Pero para ello, es necesario que observemos nuestra energía/motivación y capacidades, durante al menos 1 mes, si nunca antes lo hemos hecho. Si por el contrario, tienes costumbre de anotar tus menstruaciones, a partir de ahora, te sugerimos que lo hagas pensando también en tu productividad esos días.

Abre tu agenda o tu app menstrual (si tienes) y busca cuándo fue tu última menstruación, ¿recuerdas cómo te sentiste aquel día? ¿si estuviste muy cansada? ¿tuviste dolor? Anótalo y anota si lo recuerdas, los días en los que has tenido más creatividad o te has sentido más enfocada desde esa última menstruación hasta hoy.

Si nunca antes has registrado tus reglas, te regalamos la plantilla circular descargable que nosotras utilizamos para no sólo anotar la menstruación, si no todos los cambios que observamos en nuestra energía a lo largo del ciclo. Pulsa el botón que ves a continuación y descárgate la plantilla para comenzar a registrar tu energía cíclica.

¿Qué puedo registrar en esta plantilla?

En esta plantilla circular, anotaremos todos los cambios que vayamos observando en nosotras (desde cambios en el flujo vaginal, hasta cambios en los niveles de energía, si estás más cansada o menos, si tienes una crisis de migraña, y todo veas que se comporta de manera cíclica y quieras hacerle seguimiento porque afecta a tu rendimiento laboral).

Normalmente cuando nos iniciamos en esta metodología, lo mejor es comenzar  anotando nuestros cambios físicos, que son los más fáciles de reconocer, tras ello podemos asimismo anotar los cambios emocionales y energéticos que vayamos percibiendo cada día.

La productividad cíclica nos ayuda a conocernos mejor y a dejar de sentirnos víctimas de lo que nos sucede, para pasar a entender cuáles de estas situaciones se repiten mes a mes, ciclo a ciclo. Y así poder hacernos cargo de ellas.

Una vez nos vamos familiarizando con esta herramienta, vamos a distinguir dos momentos relevantes del ciclo menstrual, la ovulación y la menstruación. La menstruación es muy evidente, aquí no hay muchas dudas. Pero, ¿y la ovulación? ¿Sabes distinguirla?

Es muy sencillo, sólo tienes que observar el flujo en tu braguita, cuando este flujo se vuelva transparente y adquiera aspecto similar a la clara del huevo cruda estamos ovulando.

Una vez reconocemos la menstruación y la ovulación, sólo necesitamos distinguir dos fases más: la fase folicular (que transcurre desde la menstruación a la ovulación) y la fase lútea (que es la que se inicia desde la ovulación hasta la siguiente menstruación).

Ok, una vez, conocemos las 4 fases del ciclo, nos vamos al diagrama y observamos, lo que hemos ido anotando a lo largo de este mes en cada una de ellas, para así ir viendo qué es lo que nos está contando nuestro cuerpo sobre cómo nos encontramos en cada una de las fases.

Y pregúntate:

  • ¿En qué momentos del ciclo he rendido menos?
  • ¿En qué momento del ciclo he sido más productiva? ¿y más creativa?
  • ¿En qué momento del ciclo me he sentido más cansada?
  • ¿Ese cansancio tiene qué ver con algún cambio en mi rutina esos días o suele darse de manera similar cada mes?
  • ¿En qué momento me he sentido con más ganas de socializar? ¿Y más reservada?

 

Si te fijas, nuestro ciclo menstrual nos da muchísima información sobre nuestro rendimiento en el trabajo y puede ayudarnos a organizar con antelación las tareas que debemos programarnos, para esos días para hacerlas compatibles con nuestro nivel de energía.

Con este modelo de trabajo, podemos usar a tu favor todas las características intrínsecas de nuestros ciclos hormonales y alcanzar nuestras metas de manera sencilla y siempre contando con los recursos que nuestra biología femenina nos ofrece.

¿Te imaginas, descubrir el momento exacto en el que tu bioquímica hormonal te favorece y te beneficia? ¿El momento en el que tu creatividad se dispare, tu intuición esté totalmente activada, o que tu asertividad esté potenciada?

Eso es la productividad cíclica.

Si aprendemos a sincronizar nuestro ciclo junto a nuestra forma de vida, y sacarle el mayor rendimiento a cada pico hormonal, conseguiremos ser una mujer PRODUCTIVA, ACTIVA Y FOCALIZADA en una meta concreta. Y de verdad, que una vez la aplicas a tu vida, no sólo es mejor para tu negocio, sino para tí que eres quien lo sostiene.

PD: Como ves, somos unas apasionadas de la productividad cíclica, tan es así, que nuestra primera formación se llama precisamente con este nombre. PRODUCTIVIDAD CÍCLICA, el primer programa online sobre productividad personal femenina que permite a las mujeres gestionar eficientemente su tiempo, su trabajo y su energía.

Si te interesa, échale un vistazo y estate atenta a nuestro perfil de Instagram porque (sólo podemos decirte que) este año LasAmancias nos vamos a sumar al Black Friday y vamos a proponerte una promo genial! 🙂

Aquí te dejamos estas infografías que resumen lo más significativo del artículo, por si te las quieres guardar y tenerlas a la vista:

El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino
El liderazgo femenino

Y ahora sí, nos despedimos hasta el próximo artículo pero antes de que te vayas… POR FAVOR, escríbenos un comentario y cuéntanos qué te ha parecido, si concuerdas con nuestra visión, si te sientes identificada y sobre todo… si te apetece sumarte a este nuevo cambio de paradigma. Un abrazo,

LasAmancias

Puede que también te guste…

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO El mundo de los negocios está cambiando, las mujeres llevamos décadas aportando nuestro granito...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X