Qué es el biohacking para mujeres

descubre cómo las mujeres podemos aprovechar esta herramienta y nuestra propia biología para optimizar nuestra fisiología y para tener mayor control y consciencia sobre nuestra vida profesional y nuestra vida íntima.

SI PREFIERES ESCUCHAR LA VERSIÓN LOCUTADA… HAZ CLIC EN TU FORMATO FAVORITO.

El biohacking está de moda. Sobre todo en el mundo masculino, pero este, como tantos otros últimamente, no deja de ser un nuevo término -cool y superficial- para un concepto esencial -y muy antiguo- que equivale al ‘conócete a ti mismo’ de una manera profunda y real.
Si obviamos la definición oficial de lo que significa ‘hackear’, nos trasladamos al mundo de la biología humana y adaptamos la premisa de Asprey a nuestra biología femenina, podríamos decir que

El biohacking para mujeres es la herramienta que nos permite optimizar nuestra fisiología aunando en una sola práctica la alimentación, el estilo de vida, el ejercicio y la productividad como mecanismos para optimizar la salud y por lo tanto y en consecuencia, para mejorar nuestra vida, tanto íntima como profesional.

El problema es que el enfoque actual del biohacking se dirige principalmente a los hombres, obviando las evidentes diferencias biológicas, fisiológicas y neuroquímicas que existen con las mujeres. Por eso nosotras, sin ser conscientes de ello y siguiendo las últimas tendencias de las influencers (que tampoco son conscientes de este sesgo de género) fracasamos intentando amoldarnos a unas dietas, programas y actividades que NO han sido diseñadas para nosotras y que siguen un patrón lineal y repetitivo que satisface el ritmo biológico hormonal de los hombres, pero que no se ajusta a nuestra naturaleza femenina.
Ese es el verdadero motivo por el cual esas herramientas no nos funcionan y por eso mismo necesitamos adaptarlas a nuestras necesidades y particularidades biológicas.

De hecho, y esto no es ideología sino ciencia pura y dura, la biología femenina es más eficiente que la masculina por lo que las técnicas de biohacking extremo que corren por YouTube e Instagram, no solo son contraproducentes para nosotras sino que además, son innecesarias.
Nuestro organismo y metabolismo es mucho más complejo que el de los hombres y nuestro cuerpo dispone de mecanismos muy específicos y sofisticados para limpiarse y depurarse constante y cíclicamente. De ahí la importancia, aquí sí extrema, de nuestro ciclo menstrual. La tan defenestrada menstruación es una ventaja biológica que las mujeres tenemos para mantener nuestro cuerpo sano, enérgico y vital.
Sin embargo, la sociedad en la que vivimos y el paradigma en el que nos hallamos, lejos de apreciar este don de la naturaleza, nos ‘educada’ y nos explica que la menstruación es algo sucio, que nos desequilibra y nos transforma en seres hormonales impredecibles. Y así, con este falso discurso en el imaginario colectivo, se nos desempodera convirtiéndonos en mujeres ignorantes de nuestra propia naturaleza.

Pues bien, para esto sirve el bio hacking, para empezar a conocer realmente nuestro cuerpo de un modo práctico, sencillo y directo. Un conocimiento que nos permite optimizar nuestros diferentes sistemas de autogestión:
Autogestión Energética.
Cuidados Personales y Salud Menstrual.
Productividad Cíclica.

EL PILAR FUNDAMENTAL DEL BIOHACKING FEMENINO

Tanto hombres como mujeres compartimos un reloj interno que va en sintonía con el ciclo diario y que se repite día tras día. Es el conocido ritmo circadiano y se basa en ciclos de 24h, sin embargo, las mujeres poseemos un segundo reloj interno que nos marca otro ritmo, -desconocido e ignorado por la mayoría- conocido como ritmo infradiano.

El ritmo infradiano tiene una duración de 28 días, está intrínsecamente conectado a nuestro ciclo menstrual y se repite cíclicamente a lo largo de toda nuestra vida (desde la primera regla hasta el fin de nuestros días)

Este segundo reloj tiene una fuerte influencia e incidencia en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro durante todo el mes, amplificando ciertos aspectos de nuestra fisiología en las diferentes fases del ciclo e indicándonos los ajustes necesarios que las mujeres necesitamos para las distintas prácticas de autogestión y autocuidado.

Sin profundizar en exceso algunos de los cambios bioquímicos y neurológicos que las mujeres vivimos a lo largo de cada ciclo infradiano son, por ejemplo:
– la aceleración y desaceleración -predecible y controlable- de nuestro metabolismo.
– el cambio en los niveles no sólo de estrógenos y progesterona, sino también de cortisol, 

– los cambios en las concentraciones de determinados nutrientes, por ejemplo el hierro, que pueden afectar claramente a nuestra capacidad de concentrarnos.
– la neuroquímica en los dos hemisferios de nuestro cerebro…

Obviamente estos no son los únicos sino que tal y como te explicamos en Productividad Cíclica son muchos los cambios mensuales que las mujeres experimentamos, sin embargo,  estos ejemplos nos sirven para mostrarte que, teniéndolos en cuenta, deberíamos ajustar algunas prácticas diarias con el fin de sacarle el máximo provecho a nuestro ciclo menstrual, marcado por nuestro ritmo infradiano.
Dicho de otro modo, conociendo nuestra propia biología podemos aprender a biohackearnos.
Por ejemplo, sabiendo cuándo y de qué modo cambia la neuroquímica cerebral, podemos disponer de ciertas cualidades para momentos muy específicos. Es decir, no es lo mismo hacer un lanzamiento cuando estás menstruando que cuando tu cerebro se encuentra en fase folicular (en plena subida estrogénica con una mayor estimulación de las conexiones sinápticas del hipocampo que se traducen en una mayor agudeza mental, creatividad y unas mejores habilidades de comunicación).
Como tampoco son necesarias las mismas horas de sueño en una fase u otra o si nos vamos a los cambios de nuestro metabolismo, veremos que podemos ajustar no sólo la alimentación que más nos favorece en cada fase del ciclo para evitar la hinchazón o el famoso Síndrome Premenstrual (SPM) sino también y por ejemplo, el tipo de actividad física que le va mejor a nuestro cuerpo.
Sin ir más lejos, con el aumento de los niveles de cortisol en determinada fase del ciclo NO es recomendable practicar ejercicio físico de modo intenso (modalidad cardio) ya que eso aumenta aún más la cantidad de cortisol en sangre haciendo que suba también el estrés y la inflamación interna y derivando todo ello en picos de ansiedad y espesura mental.
Y además, no te ayuda a adelgazar. Al contrario.

 

Con esto lo que queremos decirte es que para llevar a cabo un biohacking eficiente, eficaz y provechoso, necesitamos partir de una base amplia y profunda de autoconocimiento biológico.
Una vez disponemos de ese conocimiento esencial, podremos sincronizar nuestras prácticas de Autogestión Energética y Productividad Cíclica con nuestro ritmo infradiano natural.

Y esto, querida Amancia, no solo te hace más productiva sino que te ayuda a estar completamente alineada, reconectada y focalizada en todas las áreas de tu vida.

ALGUNAS PRÁCTICAS DE BIOHACKING QUE PUEDES EMPEZAR DESDE YA:

Si buscas en Google ‘trucos de biohacking’ o similares, lo que vas a encontrar no tiene nada que ver con lo que vamos a compartir aquí y ahora.
Como decíamos al inicio, el término biohacking se dirige casi exclusivamente a los hombres, por lo que la mayoría de biohacks se focalizan en optimizar el volumen de los músculos,los niveles de testosterona, la potencia sexual… y se usan muchas cosas raras de bombeo de sangres, suplementos y chips e implantes que a nosotras nos dan exactamente igual.

El biohacking femenino es mucho más simple, orgánico y natural. Responde a los propios ritmos de la naturaleza y bebe de fuentes muy antiguas que respetan la lógica ecológica y la ciclicidad.

De hecho, no hay ningún truco, tip o práctica que no conozcas ya. O mejor dicho, que tu cuerpo no reconozca. El problema, de nuevo, es nuestro desconocimiento o la poca importancia que le damos a nuestro ciclo menstrual lo que nos empequeñece y nos resta poder.
Sin embargo, reestablecer ese equilibrio es mucho más fácil de lo que puedas pensar, ya que no se trata más que de volver a reconectar con nuestro flujos, ritmos y ciclos. Es el ABC de ser una mujer.

Dicho esto, todas estas prácticas o biohacks que te mostramos a continuación tienen como objetivo la optimización de tu organismo mejorando el rendimiento de tu cerebro (más creatividad, más concentración, foco, lucidez y agilidad mental), el equilibrio de tus hormonas (reduciendo los malestares menstruales tanto antes como durante) y fortaleciendo tu cuerpo (y con ello potenciando tu autoestima, confianza y calma interior).

Práctica 1 o 1er Biohack: SINCRONIZA TU ALIMENTACIÓN CON TU CICLO MENSTRUAL.


Sin entrar en el mundo de las dietas o los tipos de alimentación, hay algo que debemos tener claro: las mujeres tenemos necesidades nutricionales y energéticas únicas durante cada semana del mes, y a diferencia de los hombres, nosotras necesitamos una dieta (no restrictiva sino flexible) que se ajuste a los flujos hormonales que vivimos mes a mes.

Por ejemplo, y para que se entienda mejor, durante la fase folicular (los días posteriores al último día de regla) nuestros niveles de hierro comienzan a recuperarse tras el sangrado menstrual y nos sentimos llenas de energía y vitalidad. El incremento en la secreción de estrógenos ayuda a que la inflamación baje y nos sintamos más ágiles. Y sin embargo, cuando estamos menstruando (o unos días antes) la energía disponible es más bajita, aquí los niveles hormonales se encuentran en sus concentraciones más bajas y la inflamación es mayor. Como verás, son situaciones muy diferentes, en las que nos sentimos muy distintas y claro, los requerimientos nutricionales varían dependiendo de si estoy transitando por una o por otra. 

Práctica 2 o 2º Biohack: SINCRONIZA TU ACTIVIDAD FÍSICA CON TU CICLO HORMONAL.


Para optimizar realmente nuestra salud hormonal, es necesario, además de ajustar nuestra alimentación, hacer lo propio con la actividad física que desarrollamos a lo largo del ciclo hormonal. El incremento o disminución de estrógenos o progesterona en nuestro organismo, predispone al cuerpo a estar más preparado para uno u otro tipo de actividad.
Y cuando hablamos de ‘actividad’ incluimos todo tipo de movimientos: desde ejercicios de cardio, pilates, yoga, danza, caminatas, running, natación y lo que te pueda gustar o suelas practicar.
Lo que debe quedar claro es que, a pesar de las pocas investigaciones hechas con mujeres sobre este tema, sí se sabe que las mujeres, en nuestra fase lútea (segunda mitad del ciclo infradiano) nos cansamos más rápidamente y necesitamos más tiempo de recuperación, por lo que la actividad física en esta fase, debería ser mucho menos exigente y relajada que en nuestra fase folicular (primera mitad del ciclo) donde sí podemos practicar entrenamientos de mayor intensidad. Esto es debido a que la tasa metabólica de las mujeres en reposo disminuye durante la fase folicular, alcanzando su punto más bajo una semana antes de la ovulación. Traducido, esto significa que realizar ejercicios o actividades de alta intensidad durante esta fase, donde el metabolismo naturalmente se ralentiza, sirve como contrapeso para perder peso y tonificar los músculos.
Al contrario, a medida que los niveles de estrógenos y testosterona caen durante la fase lútea, la energía disponible para este tipo de entrenamientos de alta intensidad disminuye, por lo que cambiar a actividades como el yoga, las caminatas o incluso paseítos en bicicleta, no sólo coincidirán con nuestros niveles de energía sino que nos ayudará a aumentarlos puesto que estamos sincronizando nuestro estado interno con nuestra actividad externa.

De modo muy resumido (esto lo explicamos detalladamente en nuestro curso sobre productividad en un bonus dedicado a los tipos de actividad física donde te ofrecemos prácticas concretas y los momentos del día óptimos para practicarlas) podríamos decir que:

Durante la menstruación practica entrenamientos suaves tipo yoga, pilates, paseos…
En la fase folicular (aproximadamente la semana que sigue al último día de regla) lo ideal es practicar cardio: clases de zumba, salir a correr, crossfit o similares…
En la ovulación los entrenamientos deberían intercalar prácticas de alta intensidad con entrenamientos más funcionales

y por último, durante la fase lútea (pre-menstruación) lo ideal es volver a prácticas de yoga y/o pilates, pero un poquito más intensas que durante la regla.

Cuando sincronizamos nuestra actividad física con nuestro ciclo hormonal no solo perdemos peso y ganamos músculo de manera más simple y sostenible para nuestro organismo sino que prevenimos lesiones y profundizamos en nuestro sentido interoceptivo y de propiocepción, haciendo que aumente nuestra autoestima y nuestra resiliencia interna.

Práctica 3 o 3er Biohack: MEJORA LA CALIDAD DE TU SUEÑO.


No hablamos de dormir más sino mejor. Es decir, de mejorar la calidad de nuestro sueño para que así, nuestro organismo -mediante el sistema glinfático, sí con G- pueda ejecutar al completo su secuencia de limpieza interna.
Sin embargo, debemos partir de un punto más básico y es que son muchas las mujeres que tienen problemas para conciliar el sueño y sufren de insomnio y de ansiedad asociada al pensamiento ‘ir a dormir’.
Son varios los motivos por los cuales nos cuesta dormirnos, pero sin duda, el estrés, la falta de ejercicio físico y el abuso de pantallas, son algunas de las causas principales.

El estrés es una reacción de todo el organismo; una reacción que se va instalando con el tiempo y que no tenemos que confundir con tensión puntual, o reactiva. Podríamos concebir el estrés como una inflamación general del organismo. Por ponerte ejemplos, a nivel físico, algunos signos son la tensión muscular, habitualmente en el grupo hombros, cuello y mandíbula; la sensación generalizada de cansancio, las palpitaciones o las cefaleas también son signos de esa inestabilidad que puede afectarnos de forma integral. Porque el estrés es un desequilibrio de naturaleza global, que mantiene todo el organismo en un equilibrio inestable y, en consecuencia, nuestros estados anímicos también se ven afectados: nerviosismo, mal humor, incomodidad, angustia, ahogo, falta de concentración, etc.

La falta de ejercicio físico nos impide canalizar, transformar y sacudirnos de encima toda la carga mental que acumulamos a lo largo del día, por lo que cuando llega el momento de acostarse, nuestra mente sigue activa pero al punto de haberse pasado de vuelta. Sin una actividad física que equilibre nuestra energía interna, es muy difícil que nuestra mente consiga calmarse.

También la respiración puede ayudarnos en estos momentos del día (sobre todo si no hemos practicado ningún tipo de entrenamiento) ya que la práctica de la meditación o simplemente unas secuencias de respiración completa y consciente ayudan a la mente a bajar revoluciones y induce al relajamiento de nuestro cuerpo liberando preocupaciones, pensamientos recurrentes y tensiones.
Por último, y aunque esto ya lo sabes, el uso de pantallas (móviles, tablets, ordenadores) una vez empieza a hacerse de noche, interrumpe la producción natural de melatonina, que es la hormona que segrega naturalmente el cuerpo una vez nuestros ojos detectan que la luz del día empieza a cambiar hacia la noche, y que es la que nos permite dormir plácidamente.
Esto ocurre porque la luz azul de estos dispositivos interfiere con nuestro ritmo circadiano y altera el fluir de nuestras hormonas y de nuestro organismo.

Una vez dicho esto, déjanos que te compartamos algunas herramientas que puedes utilizar o implementar para mejorar la calidad de tu sueño.

1.

Asegúrate de dormir completamente a oscuras. Como acabo de comentarte la luz afecta nuestro ciclo de sueño, alertando a nuestro cerebro para que se ponga en marcha por la mañana. Desafortunadamente, el cerebro reacciona de la misma manera a la exposición a la luz durante la noche. Cualquier contaminación lumínica en el dormitorio provocará interrupciones en el sueño y un descanso superficial e insuficiente.

2.

Si quieres tomar una infusión relajante, hazlo mínimo una hora antes de irte a la cama y asegúrate de hacer pis antes de meterte en ella. Los líquidos después de las 18h no son recomendables precisamente porque, siguiendo el ritmo circadiano de nuestros órganos,  nuestra vejiga nos despertará a media noche para que la vaciemos.

3.

Practica yoga, meditación o ciclos de respiraciones antes de ir a dormir. Para no repetir lo dicho anteriormente, añadimos aquí una recomendación: busca videos -en YouTube por ejemplo- en los que te guíen en una relajación del cuerpo. Destensar los músculos, desconectar nuestra mente y relajarnos profundamente son LA CLAVE para un sueño profundo y reparador.
Y sí, todo el mundo duerme, pero no todas las personas consiguen reequilibrar sus niveles energéticos durante sus horas de sueño. De ahí su importancia.

RESUMIENDO

El biohacking para mujeres es la herramienta que nos permite optimizar nuestra fisiología a través de la alimentación, el estilo de vida y la actividad física para potenciar nuestro bienestar emocional, nuestra disponibilidad energética y sobre todo, nuestra productividad.

El eje principal sobre el que pivotan todas las prácticas de biohacking femenino es el ritmo infradiano, que a diferencia del ritmo circadiano de 24h y que compartimos ambos géneros, éste es exclusivo de las mujeres.
El ritmo infradiano responde a un patrón cíclico de 28 días y se encarga de regular nuestro metabolismo hormonalmente a lo largo de nuestro ciclo menstrual.
Ajustar nuestro día a día a este ritmo e implementar conscientemente algunos de los biohacks existentes, nos permite optimizar nuestro potencial y sincronizarnos con el ritmo natural de la vida, aligerando así la carga mental, emocional y física que sufrimos las mujeres por el simple hecho, de ignorar este ritmo y este ciclo natural.

 

Amancia, hasta aquí llega el artículo de hoy. Nosotras deseamos que esta info te haya sido útil y te haya servido para nutrir no solo tu cerebro a nivel intelectual, sino y sobre todo, que haya despertado en ti las ganas de saber más y profundizar. De ser así te recomendamos muy mucho que hagas clic en los enlaces que te proponemos en el texto + alguno más, y para que no tengas que buscarlos, te los ponemos aquí 🙂

  1. programa online Productividad Cíclica
  2. Podcast de Dave Asprey sobre el sueño: The sleep the boss of you (solo en inglés)

Y también te facilitamos algunas imágenes por si las quieres guardar, pinear o simplemente tener para ti :))

inforgrafía_biohacking_lasamancias
QUOTE BLOG BIOHACKING_biohacking
QUOTE BLOG BIOHACKING_las amancias

Y ahora sí, nos despedimos hasta el próximo artículo pero antes de que te vayas… POR FAVOR, escríbenos un comentario y cuéntanos qué te ha parecido este artículo, dinos si conocías el término, si lo aplicas en tu vida o lo que quieras, estamos aquí para resolver todas tus dudas, acompañarte y nutrirnos de forma conjunta.
Un abrazo,

LasAmancias

Puede que también te guste…

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO

EL LIDERAZGO FEMENINO El mundo de los negocios está cambiando, las mujeres llevamos décadas aportando nuestro granito...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X